Región Digital
Suscribete rectangular

Protagonistas 63º edición

Canco Rodríguez: Mérida es la confirmación de que soy actor

El actor interpreta a Tíndaro en “La comedia de las mentiras”, nuevo estreno del Festival de Mérida que estará 10 días en cartel.

BELÉN CEBALLOS

08 agosto 2017 | Publicado : 20:19 (07/08/2017) | Actualizado: 16:26 (09/08/2017)

El actor define su paso por el Festival de Mérida de sueño cumplido. Afirma que actuar en la ciudad supondrá un antes y un después en su carrera. Nervioso por su debut sobre la arena del Teatro Romano, considera que participar en este certamen merece cualquier sacrificio personal, en su caso aplazar su luna de miel. “Pasar por este escenario sí se cuenta a los nietos”, así resume Canco Rodríguez su participación en el montaje “La comedia de las mentiras”. Así nos lo ha transmitido en un encuentro con regióndigital.com

 ¿Qué supone para usted estar en Mérida?

 C.R.: Muy contento. Venir a Mérida es impresionante. Hay dos factores: venir como turista, que siempre gusta por lo que es y la historia que tiene la ciudad; y otra cosa es venir como actor, profesionalmente a trabajar. Para mí esto último es la confirmación de que soy actor, pasar por aquí es muy importante. Ya no hace falta que nadie te lo diga.

¿Pasar por el Festival de Mérida significará un antes y un después en su carrera?

C.R.: Por supuesto. Lo que representa el Teatro Romano para un actor es muy importante. Yo elegí a los 17 años, y en Málaga, dedicarme a esta profesión, y pisar ahora este espacio por el que han pasado los más grandes, cumple mi sueño de ser actor. Uno ya lo sabe, pero para los que somos “mu sentíos” con todo lo relacionado con el teatro, estar aquí es un sueño.

¿Cómo le plantearon participar en la edición número 63 del festival?

C.R.: Me casaba en julio y esto era para empezar en agosto. Me llamo Pepón Nieto, que veníamos de trabajar juntos en la obra “El Jurado”, y me lo propuso. Ello suponía quedarme sin luna de miel, porque los ensayos comenzaban muy pronto, antes y después de mi boda. Y sólo me tuvo que decir que se estrenaba en el Festival de Mérida…

Lo consulté con mi pareja y me animó a cumplir mi sueño y el de muchos actores, pasar por ese teatro. Así que le dije que sí. Son historias inolvidables que se cuentan a los nietos. Respetando al resto de teatros, el romano de Mérida es único para los que vivimos de este gremio y disfrutamos de la profesión.

Pasar por este escenario sí se cuenta a los nietos, sí se coge una foto de aquí y se pone en tu casa ampliada. Por eso venir a Mérida merece suspender una luna de miel y hacer un sacrificio personal. Esto es para toda la vida.

Ya ha tenido la oportunidad de pisar el Teatro Romano. ¿Qué sentimiento le provocó?

C.R.: Mira, cuando me han preguntado cómo me he preparado la función sabiendo que el estreno será en Mérida, siempre digo que me la he preparado como cualquier otra función, bien y de manera profesional.

Yo vine aquí con la función montada, con todo preparado para hacer el ensayo general y para estrenarla con muchas ganas e ilusión. Pero el domingo fui a ver el montaje de “La bella Helena”, espectáculo en el que trabajaban muchos amigos, y llegué súper tranquilo, pero fue entrar y ver ese graderío, el escenario y esas piedras, y me sentí muy pequeño. Me empecé a poner nervioso, y no me suele pasar antes de una función, soy un tipo muy tranquilo para eso. Si durante la función me equivoco alguna vez, ahí si me entran los nervios de salvarlo, pero antes nunca me ha pasado hasta que entré en el Teatro Romano. Es como una ola gigante de energía de todo lo que ha pasado allí, de repente empecé a sentir: ¡estás en el Teatro Romano de Mérida, esto va a ser un antes y después! Si lo pienso mucho me pongo nervioso.

¿Qué se encontrarán los espectadores que acudan a ver esta comedia de enredos?

C.R.: Primero, comedia y risas. No es una obra con la que se persiga dar una lección a nadie, no pretende que la gente salga reflexionando sobre el sentido de la vida. Este montaje busca diversión, pero también un punto filosófico sobre la verdad y la mentira, en definitiva sobre las reglas morales. Este espectáculo es un aire fresco para el público.

Con esta obra los asistentes se van a reír, es un montaje para todos los públicos. Los textos clásicos suelen ser complejos, pero “La comedia de las mentiras” es diversión. Es un texto que se entiende bien, el vocabulario, que es de la época, es comprensible. No es una obra, que nadie se asuste, que rompa las normas del teatro clásico, es una comedia y actualizada, pero no una locura que vaya a mancillar el espacio escénico. El teatro no debe ser una cárcel del teatro.

¿Quién es Tíndaro?

C.R.: No me gusta contar mucho, pero yo digo que es pusilánime, inseguro y un corderito en una manada de lobas. Digo lo de lobas, porque la función está gobernada por las mujeres, que en la función son energía pura y se les escapa la mano rápido (risas). Y mi personaje, dentro de los hombres, es el más zarandeado por ellas.

Se espera sorpresa a modo de número musical al final de la representación. Viendo su paso por el programa “Tu cara me suena”, donde demostró sus dotes también como cantante, ¿veremos esas cualidades en el escenario?

C.R.: Hay sorpresas como ya ha anunciado Pep Antón (director). Está la actuación final, pero habrá más sorpresas durante la función. Son regalos que hemos querido dar al público, jugándonosla un poco, pero creemos que hay que hacerlo, para que el público se vaya con su premio por haber venido a vernos.

Le hemos visto en televisión, casi siempre haciéndonos reír, y mucho, ¿pero le veremos en un perfil diferente? ¿Algún proyecto en este sentido?

C.R.: En ello estoy trabajando desde hace muchos años, concretamente desde que se acabó la serie “Aída”. Tuvo tanto fuerza la serie y sus personajes, que los actores sabíamos que nos iba a costar mucho desligarnos de ellos. Pero lo que se ha visto es que allí había talento, y todos hemos demostrado que tenemos un gran abanico de posibilidades a la hora de trabajar en la profesión.

Cuando me preguntaban si tenía miedo a encasillarme, decía que no porque creo en mí. Simplemente, creo que tengo que seguir poco a poco, demostrándole al público que tengo cosas que ofrecer. ¡Aparte de hacer lentejas, también se preparar un buen risotto!

Lo que quiero, aparte de hacer seguir haciendo teatro, haber hecho televisión, es seguir cocinando al público otros platos, para que digan: ¡yo quiero ir a comer a casa de Canco! Es decir, si quiero hacer otros papeles, creo que los haré, pero hay que ir al ritmo que marca la realidad.

¿Te molesta que para el gran público sigas siendo “El Barajas”, por su papel en “Aída”?

C.R.: El público no, sí que me molesta que en prensa me llamen así, porque el periodista tiene que saber cómo me llamo. Lo que si me gustaría es que los espectadores supieran mi nombre, aunque me recuerden por ese personaje. Es bonito que sea así porque ha sido el trampolín profesional de mi carrera. Lo que no quiero es que el personaje sea mi tumba, una losa que no me permita hacer más cosas.

En este país,  a veces cuando haces bien una cosa no se te permite hacer más, y cuando haces con mediocridad otras, trabajas muchísimo. Yo abogo por el artista que hace bien su trabajo y se le da la oportunidad de que siga haciendo más, a que el mediocre siga trabajando sin parar.

El público me acepto haciendo una cosa, y yo tengo que ir poco a poco trabajándome ahora que me quieran aceptar en otra. Ellos son soberanos y libres de hacer lo que quieran. Soy yo el que me los tengo que ganar. El público me quiere y me mima mucho, yo solo tengo que estar agradecido por tanto cariño.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.