Región Digital
Twitter rectangular

"Sin la Mancomunidad, muchos pueblos no tendrían servicios"

De esta forma, lo ha subrayado Jesús Aparicio, Gerente de la Mancomunidad de Tentudía, afirmando que, sin este organismo, sería inviable para los pueblos

04 octubre 2017 | Publicado : 12:02 (06/08/2017) | Actualizado: 00:12 (06/10/2017)

La Mancomunidad de Tentudía se constituyó en 1976 (es la más veterana de Extremadura) y está formada por nueve poblaciones (Bienvenida, Bodonal de la Sierra, Cabeza la Vaca, Calera de León, Fuente de Cantos, Fuentes de León, Monesterio, Montemolín y Segura de León) y dos entidades menores (Pallares y Santa María, dependientes de Montemolín).

Su función es la prestación de servicios mancomunados y la promoción de acciones comunes para sus aproximadamente 22.000 habitantes, repartidos en un territorio que ronda los 1.300 kilómetros cuadrados. Su filosofía es agrupar recursos para poder prestar los servicios con eficiencia superando los problemas causados por la baja densidad poblacional.

Así, Jesús Aparicio, Gerente de esta Mancomunidad, explica el valor y la importancia de este órgano para todos los pueblos adscritos.

-¿Para qué sirve la Mancomunidad?

-Fundamentalmente, su papel es gestionar recursos para que los ciudadanos de sus municipios tengan un nivel de servicios adecuado. Al agruparlos se logra bajar el coste unitario en esa prestación, ya que este coste se reparte entre todos, y puede ganarse en calidad. Si no existiese la Mancomunidad para los pueblos sería imposible prestar muchos de esos servicios, o los prestarían a un coste mucho más elevado o con menor calidad. Esto, obviamente, tendría una repercusión negativa en los ciudadanos.

-¿Puede poner algún ejemplo?

-Hay muchos, pero le hablaré de dos. Por citar una población, Calera de León ocupa la misma superficie que la suma de los distritos madrileños de La Moncloa y La Latina. Es decir, los camiones de recogida de basura tienen que hacer los mismos kilómetros.

Eso sí, en Calera es para 1.200 habitantes y en los dos distritos madrileños para 300.000 habitantes, así que el coste total se repartiría de forma muy desigual. Esto supondría que, o en Calera cada habitante paga 300 veces más por ese servicio que en Madrid o la basura solo se podría recoger una o dos veces al mes. Otro tanto pasa con el mantenimiento de las redes de abastecimiento de agua y saneamiento. Mantener un kilómetro de tubería cuesta lo mismo aquí y en Madrid.

La diferencia es que aquí ese coste, por tener calles de casas bajas, se repartiría entre, pongamos, 500 habitantes, y en Madrid se reparte entre 50.000 o 100.000. ¿Podría costear cada pueblo su propio servicio de mantenimiento y atención permanente de averías? No, a menos que incremente el cobro a los ciudadanos de manera espectacular.

Al agruparnos, por simple economía de escala, se reduce el coste unitario, y eso redunda en mejora de la calidad de vida para todas personas.

-Pero durante los últimos años, sobre todo a raíz de la crisis, se ha cuestionado mucho este modelo, ¿qué opina de esas críticas?

-Creo que la crisis, en lo que a este tipo de entidades supramunicipales se refiere, ya sea mancomunidades o diputaciones, ha traído una consecuencia buena y otra mala. La buena es que nos ha obligado a replantearnos las estructuras y buscar mayor eficiencia en el uso de los recursos, afinando actuaciones y aguzando el ingenio para no rebajar la calidad cuando caían los ingresos.

La mala es que ha dado pie desde algunos ámbitos que desconocen el funcionamiento de estas entidades a ataques infundados e injustos que hablaban de despilfarro, solapamientos, duplicidades, etcétera, incluso proponían acabar con el modelo, sin medir las consecuencias.

Eso ha perjudicado la imagen de las mancomunidades de cara al ciudadano, porque además no se ha planteado un modelo alternativo realista, a pie de obra: muy bien, acabemos con la Mancomunidad.

Y ahora, ¿qué hacemos? ¿pasamos los servicios a otra entidad, con lo que el coste es el mismo y perdemos la posibilidad de adaptarlo a las necesidades del territorio que nosotros sí conocemos? ¿o que los preste cada municipio y el coste para el ciudadano se haga desorbitado? Pero en términos generales, puede decirse que la crisis nos ha hecho más fuertes y más necesarios, si cabe; a la vista está.

-¿Considera que el ciudadano es consciente de esto?

-Pienso que en muchas ocasiones, no. Se es consciente de que los servicios se prestan, pero no de quién ni de cómo. En parte es culpa de las propias mancomunidades, que hemos hecho poca pedagogía, nos hemos centrado en mejorar servicios, en incrementar las prestaciones, en gestionar, y hemos descuidado la parte de explicar el qué, el por qué, el quién y el cómo. Eso debe corregirse.

Otra de las consecuencias buenas de la crisis es que el ciudadano se ha vuelto más exigente a la hora de saber en qué se gasta el dinero público, y eso nos va a venir bien porque nos da la oportunidad de poner en valor las acciones de la Mancomunidad.

-¿Y cómo se piensa solventar esa ‘incomunicación’?

-Con acciones como esta. Dinamizando las herramientas que nos facilitan las nuevas tecnologías para poner al servicio del ciudadano toda la información y responder rápidamente a cualquier duda o sugerencia.

Ahora es posible no solo informar, sino interactuar, recibir la impresión que hemos causado con nuestras iniciativas, saber cómo se perciben y actuar en consecuencia.

-¿Cuáles son los principales servicios que se prestan?

-Bien, le haré una descripción muy rápida, porque ya en el portal web se van a exponer con precisión, y hacerlo aquí sería muy largo. Hemos mencionado ya el de recogida de basura domiciliaria y envases ligeros (los de la línea amarilla), que incluye también la necesaria limpieza de contenedores. Aquí se examinan continuamente recorridos, horarios, etcétera con el fin de mejorar cada día.

Está también el de abastecimiento de aguas, todo el proceso previo para que usted, cuando abra el grifo vea salir agua que proviene del embalse de Tentudía y que ha sido tratada y conducida hasta su hogar. Contamos también con el parque de maquinaria para mantenimiento y conservación de los caminos rurales, muy útil a los ayuntamientos, que les permite disponer de maquinaria y operarios cualificados para muchas de sus actuaciones, sin tener que afrontar todo el coste.

Igualmente, los servicios de dinamización deportiva y cultural, que promueven en nuestros pueblos decenas de acciones cada año. Además, los servicios sociales que llevan a cabo acciones como el programa familias, la Oficina de Igualdad, esencial para que en nuestros núcleos rurales se tome conciencia de las barreras que aún existen y cómo reconocer la discriminación y combatirla, AEDLS, proyectos de formación y empleo, que ahora están orientados a la agricultura ecológica y hace poco se ha aprobado otro de turismo…

Por último, comentar que la oficina de gestión urbanística, que cerró hace un par de años, va a volver a activarse.

-Y además el nuevo Plan Estratégico de Turismo, ¿no?

-Por supuesto, creemos que va a ser una herramienta vital en nuestro desarrollo. Nos dimos cuenta de que tenemos un montón de recursos interesantes para el visitante, pero que ni estaban estructurados como oferta ni se conocían en muchos casos.

Analizamos la situación y trazamos unas líneas que pasan por dos premisas: la primera es que el turismo puede ser un elemento dinamizador, una fuente de desarrollo sostenible que cree riqueza y fije población.

La segunda es que para tener éxito debíamos aprovechar lo que tenemos (historia, monumentos, gastronomía, naturaleza, calidad de vida…), ordenarlo para configurar una oferta integral, distinta y original, e implicar a todos los agentes económicos y sociales, porque la Mancomunidad, de manera aislada, tendría muy difícil lograr los objetivos.

-¿Cómo está funcionando?

-Pues, ahora está dando sus primeros pasos. Tras la fase de análisis y de definición de estrategias, comenzamos con las acciones concretas. La primera ha sido la Muestra Gastro Star y estamos muy satisfechos del resultado.

Tanto la demanda previa de personas que querían asistir, como las valoraciones que nos están llegando tras la celebración son muy positivas. Ahora ya estamos embarcados en las siguientes acciones, que se irán desvelando poco a poco, y para las que contamos con el respaldo no solo de la Diputación Provincial, sino también de la Junta de Extremadura.

-Por último, ¿cree que existe sentimiento de pertenencia a la Mancomunidad entre los ciudadanos?

-Creo que poco a poco se está logrando. La gente va tomando conciencia de que el conocimiento y la colaboración entre nosotros nos puede aportar en todos los sentidos. Superar los localismos es difícil aquí y en cualquier parte, pero pienso que con la ‘lluvia fina’ de acciones conjuntas que se van promoviendo estamos avanzando.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.