ondacampus
  • |
Región Digital

CCAA deberán devolver 3.000 millones en 2022 cuando se practique la liquidación de 2020

Según Fedea, la financiación total por caja de 2020 ha superado a la financiación devengada en 12.400 millones, un desfase que se notará en la caja de 2022

17 mayo 2021

Ep.

Las comunidades autónomas deberán devolver al Estado 3.000 millones de euros en 2022 cuando se practique la liquidación correspondiente al año 2020, de acuerdo con las estimaciones de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea).

Según ha explicado director ejecutivo de la Fundación, Ángel de la Fuente, la financiación total por caja de 2020 ha superado a la financiación devengada en 12.400 millones de euros, un desfase que se notará en la caja de 2022 en forma de una "fortísima reducción" de la liquidación del Sistema de Financiación Autonómica que se practique ese año.

En concreto, pasará a tener un saldo negativo de unos 3.000 millones de euros, frente al saldo positivo de 10.700 millones de euros de la liquidación practicada en 2020.

En términos de caja, la financiación total de las comunidades autónomas de régimen común ha aumentado entre 2018 y 2020 en un 7,5%, y en un 11,1% si se tiene en cuenta el último tramo del Fondo Covid-19 (que no está ligado a gastos extraordinarios generados por la pandemia), mientras que el PIB se ha reducido en un 6,3%.

Como ya hizo durante la crisis de 2008, el Gobierno central ha optado por aislar a las comunidades autónomas de las consecuencias financieras inmediatas de la crisis mediante un cálculo "muy sesgado al alza" de las entregas a cuenta del sistema y a través de transferencias extraordinarias, que entonces se plasmaron en una sustancial revisión al alza de la aportación del Estado al Sistema de Financiación Autonómica con motivo del acuerdo de financiación de 2009 y ahora en el llamado Fondo Covid-19, que previsiblemente se mantendrá de una forma u otra durante varios ejercicios.

Por su parte, entre 2018 y 2020 la financiación efectiva total de las comunidades de régimen común medida en estos términos se ha reducido en un 5,3%, que se queda en sólo un 1,8% si se tiene en cuenta el último tramo del Fondo Covid-19.

Esto se debe a que la caída de los ingresos tributarios de las autonomías ha sido mucho más suave en esta crisis que en la anterior (-4,3% entre 2018 y 2020 frente a -23,8% entre 2007 y 2009).

El grueso de la diferencia tiene que ver con que esta vez no se ha sufrido nada parecido al estallido de la burbuja inmobiliaria y fiscal que se produjo en 2008-2009 pero también ha sido importante el fuerte aumento de los salarios y prestaciones públicas que compensó el descenso de las rentas privadas durante 2020.

Según Fedea, esto ha sido fruto de "una política intencionada" de protección de rentas familiares mediante transferencias públicas que ha funcionado bien a corto plazo pero que, en opinión de Fedea, "no puede prolongarse mucho en el tiempo puesto que se está financiando con déficit en un contexto de deuda ya muy elevada".

MITIGACIÓN DE LOS EFECTOS DE LA CRISIS EN LAS CCAA MÁS AFECTADAS

En cuanto a las posiciones relativas de las distintas comunidades en términos de financiación por habitante ajustado, el sistema mantiene la "elevada inercia" que asegura su diseño y una elevada capacidad de mutualización del riesgo que ha de valorarse muy positivamente.

"Aunque la crisis del Covid ha tenido efectos económicos muy desiguales sobre las distintas comunidades, el sistema ha absorbido buena parte de los shocks asimétricos, mitigando muy significativamente sus efectos adversos sobre las comunidades más afectadas", subraya Fedea.

Quizás lo más llamativo en este ámbito que señala Fedea sea la diferencia entre Baleares y Canarias, las dos comunidades más afectadas por la crisis debido a su fuerte dependencia del turismo, en términos del comportamiento de su índice de financiación definitiva.

Aunque la caída esperada del PIB es mayor en Baleares, se prevé que su índice de financiación por habitante ajustado caiga sólo 1,5 puntos entre 2018 y 2020 cuando se incluye el último tramo del Fondo Covid (FC4b), frente a algo más de 6 puntos en el caso de Canarias.

La diferencia se debe en parte a que el reparto del Fondo Covid favorece mucho más a Baleares y a que, puesto que los recursos REF de Canarias se han sacado por completo del sistema de financiación, éste no compensa en absoluto su caída.

PROPUESTA DE CARA A 2021

Fedea ha propuesto repartir "con un criterio explícito de nivelación" una parte de las transferencias extraordinarias a las CCAA que el Gobierno ha establecido para ayudarlas a hacer frente a la crisis.

Según las estimaciones para 2020, distribuir con este criterio el último tramo del Fondo Covid-19 habría permitido reducir en torno a un tercio la desigualdad entre comunidades en términos de financiación por habitante ajustado.

Lo mismo podría conseguirse en 2021 utilizando una parte de los fondos ya previstos en los PGE para complementar la financiación autonómica, cuyos criterios de reparto están todavía pendientes de fijar.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.