turismoextremadura
  • |
Región Digital

Impuestos, morosidad y regulación, factores más negativos para empresas extremeñas en 2018

El 29% de las empresas de la comunidad sitúan a los impuestos como el componente más negativo, seguido por el retraso en los pagos, con el 28,2%.

07 marzo 2019

Rd./Ep.

La fiscalidad, la morosidad y la regulación económica fueron, por este orden, los componentes cuya evolución tuvo una repercusión más desfavorable en los negocios en Extremadura durante el año 2018.

Así lo recoge una encuesta de opinión sobre el entorno empresarial realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en la última quincena de 2018, sobre una muestra de establecimientos que cubre todo el territorio nacional, todos los sectores económicos y los distintos tamaños de los establecimientos.

En concreto, el 29 por ciento de las empresas de la comunidad sitúan a los impuestos como el componente más negativo, seguido por el retraso en los pagos, con el 28,2 por ciento, mientras que la regulación económica tuvo un impacto desfavorable para el 25,8 por ciento.

A su vez, las empresas extremeñas coinciden con la media nacional al situar la fiscalidad como el elemento más desfavorables, aunque en este caso el segundo lugar lo ocupa el entorno macroeconómico, seguido por la regulación económica, la morosidad y la demanda de sus productos.

Por el contrario, en Extremadura la demanda de sus productos (14,5% de respuestas favorables), el entorno macroeconómico (10,1%) y la disponibilidad de financiación (10,1%) presentaron los mayores impactos favorables.

Además, según el módulo adicional de la Encuesta de Indicadores de Confianza Empresarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística, los gestores empresariales encuestados en Extremadura consideraron que los componentes del entorno empresarial de mayor importancia en el año 2018 fueron la demanda de sus productos (el 47,2% de las respuestas con una importancia alta), la morosidad (36,3%) y la fiscalidad (35,5%).

En España estos factores fueron la demanda de sus productos (el 51,1% de las respuestas con una importancia alta), el entorno macroeconómico (36,4%) y la regulación económica (33,2%).

Por el contrario, factores como los costes judiciales (el 37,5% de las respuestas en la categoría baja), la insuficiencia de equipamiento (24,2%) y los costes input (21,8%) fueron considerados de escasa importancia en la capacidad de crecimiento de los negocios en este año.

A nivel nacional los factores de baja importancia fueron costes judiciales (el 41,8% de las respuestas en la categoría baja), insuficiencia de equipamiento (28,5%), infraestructuras (24,9%) y morosidad (24,9%).

En cuanto a la percepción de la evolución de los recursos dedicados a la resolución de trámites con las administraciones, el 12,9% señaló un aumento en los recursos dedicados a resolver trámites en la administración estatal, porcentaje que se incrementó al 14,1% en el caso de la administración local y al 17,3% en la autonómica.

Por el contrario, el 4,8% de los encuestados observaron una disminución de los recursos dedicados a resolver los trámites con la administración local y el 5,6% con la autonómica y estatal, tal y como informa el Instituto de Estadística de Extremadura (IEXX) en una nota de prensa.

DATOS NACIONALES

El 25,3% de las empresas españolas señala que el aspecto que impactó más desfavorablemente en sus negocios durante el año 2018 fue la fiscalidad, seguido del entorno macroeconómico, la regulación económica, la morosidad y la demanda de sus productos.

En concreto, el 25,3% de los gestores empresariales encuestados por el INE señalan la fiscalidad como el elemento que impactó más negativamente en su negocio durante el año pasado.

Le siguen el entorno macroeconómico (24%), la regulación económica (22,7%), la morosidad (21,5%) y la demanda de sus productos (21,2%).

Con porcentajes de entre el 10% y el 16% se citan los costes judiciales, los costes 'input', la disponibilidad de financiación, la adecuación del capital humano y la eficiencia del mercado de trabajo, mientras que los aspectos que menos impacto negativo tuvieron sobre el negocio fueron las infraestructuras (8,6%) y la insuficiencia de equipamiento (7,2%).

Los impactos más favorables en el negocio vinieron de la mano de la demanda de sus productos (16,4%), la disponibilidad de financiación (11,3%) y el entorno macroeconómico (10,6%).

La fiscalidad fue el componente con mayor impacto desfavorable par para construcción, transporte y hostelería, mientras que el entorno macroeconómico lo fue para la industria y el comercio. Para los otros servicios, el factor más negativo fue la regulación económica.

Para las empresas más pequeñas, de menos de 10 asalariados, la fiscalidad es el componente más negativo para su negocio, mientras que para el resto de tamaños lo fue el entorno macroeconómico.

LA DEMANDA, FUNDAMENTAL PARA CRECER

Para las empresas, los componentes del entorno empresarial a los que dan mayor importancia para su capacidad de crecimiento son la demanda de sus productos (51,1%), el entorno macroeconómico (36,4%) y la regulación económica (33,2%). Los dos primeros ya fueron considerados los más importantes en 2017.

Por el contrario, factores como los costes judiciales, la insuficiencia de equipamiento o las infraestructuras son considerados por las empresas como de escasa importancia para la capacidad de crecimiento de sus negocios.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.