Región Digital
Suscribete rectangular

La economía extremeña crecerá un 2,3% en 2017 y un 2,4% en 2018, según un informe del BBVA

Por contra, según establece el estudio 'Situación Extremadura', podrían existir una serie de factores de riesgo que podrían ralentizar la recuperación, entre ellos ha incluido el Brexit, aunque la exposición directa que tiene Extremadura frente al Reino Unido es menor que otras comunidades, o el precio del petróleo si sube a por encima de los 80 dólares por barril.

05 abril 2017 | Publicado : 13:04 (05/04/2017) | Actualizado: 22:25 (05/04/2017)

Ep.

La economía extremeña crecerá un 2,3 por ciento en 2017 y un 2,4 por ciento en 2018, además, en esos dos años, se podrían crear cerca de 13.000 empleos en la región y se reduciría la tasa de paro hasta el 25,3 por ciento en 2018, según prevé el servicio de estudios de BBVA en su último informe 'Situación Extremadura'.

El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director de la Territorial Sur de BBVA, José Ballester, han presentado este miércoles en Mérida dicho estudio, que recoge que la recuperación de la economía extremeña continuará en 2017 y 2018, ya que en 2016 la economía regional creció a un ritmo del 2 por ciento, tras haberlo hecho un 2,1 por ciento en 2015.

Esta recuperación se apoyó en el aumento del consumo privado, en el comportamiento positivo del turismo y, en menor medida, en la recuperación del sector inmobiliario. De esta forma, el mantenimiento de unos tipos de interés reducidos, el aumento de la renta disponible de las familias y la mejora del mercado laboral impulsaron el crecimiento del gasto doméstico.

FACTORES DIFERENCIALES NEGATIVOS

En su intervención, Cardoso ha expuesto que Extremadura presenta una serie de factores diferenciales negativos, entre ellos, se observa un "ajuste" del gobierno autonómico que no se ve en otras comunidades, ya que "buena parte" de la reducción del déficit autonómico se ha llevado a cabo ya.

De esta forma, como ha indicado, en los años 2014 y 2015 hubo un aumento en el conjunto del gasto en consumo e inversión por parte de la Junta de Extremadura, mientras que en 2016, con el objeto de corregir el "elevado déficit", se ha observó una disminución del gasto autonómico.

Además, como rasgo diferencial negativo también ha unido que el comportamiento de las exportaciones de bienes en Extremadura "no ha sido tan favorable" como en otras regiones.

MODERADA ACELERACIÓN DEL CRECIMIENTO

Los datos disponibles permiten avanzar que, en el inicio de 2017, el crecimiento se mantiene o que incluso podría acelerarse. Por ejemplo, durante el primer trimestre del año, el PIB extremeño podría estar aumentando alrededor de un 2,4 por ciento en términos anualizados.

Hacia delante, se espera que esta moderada aceleración que se ha observado en los últimos trimestres se mantenga y que el PIB termine aumentando un 2,3 por ciento en 2017 y un 2,4 por ciento en 2018, levemente por debajo del crecimiento esperado para el conjunto de España (2,7% en ambos años). Ello supone reducir el diferencial frente a lo observado en años anteriores.

Un precio del petróleo todavía por debajo del promedio de los últimos tres años, el tono expansivo de la política monetaria que se mantendrá en los próximos trimestres y el impulso cíclico en España y Europa, junto con el impacto de las reformas implementadas en los últimos años, deberían continuar reduciendo los desequilibrios de la economía regional.

FACTORES DE RIESGO

Por contra, según establece el estudio 'Situación Extremadura', podrían existir una serie de factores de riesgo que podrían ralentizar la recuperación, entre ellos ha incluido el Brexit, aunque la exposición directa que tiene Extremadura frente al Reino Unido es menor que otras comunidades, o el precio del petróleo si sube a por encima de los 80 dólares por barril.

También la política fiscal del conjunto de las administraciones públicas pasará de expansiva a neutral. En el caso de Extremadura, el déficit del gobierno extremeño ascendió al 1,6 por ciento del PIB regional en 2016, más del doble que el objetivo de déficit (0,7%).

Por tanto, para alcanzar la meta establecida para 2017, se deberá realizar un esfuerzo superior al de otras comunidades, algo que supone una desventaja, que coincide con el mayor peso relativo del sector público en la región.

Asimismo, la normalización de la política monetaria podría ralentizar el crecimiento del consumo privado y de la inversión, aunque con menor intensidad que en otras regiones, cuyos hogares, empresas y sector público presentan un mayor nivel de endeudamiento.

También, el comportamiento que puedan tener los salarios reales será muy importante, toda vez que, en un entorno de alta tasa de paro, aumentos sostenidos de las remuneraciones por encima de la productividad podrían ralentizar la recuperación del empleo e intensificar la desigualdad entre quienes tienen un puesto de trabajo y los que no.

Un ejemplo, ha apuntado, es el reciente incremento del 8 por ciento en el salario mínimo interprofesional (SMI), que puede reducir la probabilidad de empleo de ciertos colectivos, como trabajadores con menor formación, jóvenes sin experiencia, o quienes tienen contrato temporal.

Dado que Extremadura es la región con mayor porcentaje de asalariados que perciben el SMI, los efectos, de producirse, serían mayores que en el resto de España, ha sostenido el economista jefe para España de BBVA Research.

En todo caso, el crecimiento de la economía extremeña mantiene vigentes algunos retos para que el bienestar de sus ciudadanos pueda seguir aumentando. Entre ellos destacan el descenso de la tasa de paro, además del aumento de la productividad media del trabajo -que pasa por mejorar el capital humano, potenciar el tamaño de las empresas o acelerar la adopción de nuevas tecnologías, según el informe.

Cardoso ha llamado la atención sobre la "muy elevada" tasa de temporalidad en Extremadura (33%), extremo que hay que solucionar, en su opinión. Para ello, ha considerado necesario fomentar la formación de los desempleados, además de mejorar la información de las vacantes en las empresas por parte de los servicios públicos de empleo.

"Desde nuestro punto de vista, los problemas se tienen que abordar desde una reforma laboral más completa a nivel del Estado", ha considerado, además de añadir que el BBVA propone una serie de medidas, entre ellas, incrementar los costes de despidos de los trabajadores temporales o mejorar el atractivo de la contratación fija para reducir así la tasa de temporalidad.

PGE

Finalmente, y preguntado por el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 momentos antes de presentar el informe, el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, ha aseverado que se observa una caída en el gasto en inversión, que en Extremadura cobra una "importancia significativa".

"Esto tiene un efecto negativo en las posibilidades de crecimiento del conjunto de la economía española pero en una economía como la extremeña, donde el gasto público tiene un impacto tan importante, pues obviamente puede tener un efecto más negativo que en otras comunidades autónomas", ha apuntado.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.