quiron salud
  • |
Región Digital

Responsables de la Diócesis de Coria-Cáceres viajarán al Vaticano en enero

Para rendir cuentas sobre el estado de la diócesis, que se encuentra en sede vacante desde hace dos años.

29 noviembre 2021 | Publicado : 17:12 (29/11/2021) | Actualizado: 19:40 (29/11/2021)

El administrador diocesano de Coria-Cáceres, Diego Zambrano, y quienes fueran vicario de pastoral, Jesús Moreno, y el vicario Territorial de Coria, Julián Carlos Pérez, viajarán al Vaticano del 15 al 23 de enero de 2022 para rendir cuentas sobre el estado de la diócesis, que se encuentra en sede vacante desde hace dos años cuando Francisco Cerro Chaves fue designado arzobispo de Toledo.

Y es que tras su nombramiento, Cerro Chaves salió del Palacio Episcopal cacereño en el mes de febrero de 2020 y, desde entonces, Diego Zambrano ejerce como administrador diocesano de Coria-Cáceres, según informa la Diócesis de Coria-Cáceres en una nota de prensa.

En concreto, el viaje de Zambrano a Roma se enmarca dentro de la denominada 'Visita ad limina' que todos los obispos diocesanos deben realizar a Roma cada cierto tiempo para visitar la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo, y para informar al Papa del estado de las diócesis que gobiernan.

Así pues, para las diferentes diócesis de España estas visitas se han establecido entre el 13 de diciembre de 2021 y el 29 de enero del 2022, y en ellas se debe presentar el informe del estado de la diócesis, que debe recoger la realidad diocesana desde la última visita, que fue en 2014.

Además, el informe diocesano presentado, sobre el periodo comprendido entre 2014-2021, se estructura en 22 bloques. Entre ellos destaca la organización pastoral y administrativa, la situación religiosa general de la diócesis, el ejercicio del ministerio episcopal o la cooperación misionera.

ORIGEN DE LA VISITA AD LIMINA

Cabe recordar que los orígenes históricos de la 'Visita ad limina' datan del siglo IV, aunque fue el papa Sixto V, en 1585, quien la institucionalizó y dispuso de modo más sistemático. En la actualidad, la 'Visita ad limina' se define y precisa en los cánones 399 y 400 del Código de Derecho Canónico.

Según esta legislación de la Iglesia, los obispos diocesanos deben visitar las tumbas de los apóstoles, encontrarse con el Papa y presentar un informe o relación de sus respectivas diócesis cada cinco años, aproximadamente.

En definitiva, su significado es el de visibilizar la unidad y la comunión de los sucesores de los apóstoles con el sucesor de san Pedro y de las Iglesias locales con la Iglesia primada de Roma, concluye la Diócesis de Coria-Cáceres.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.