the geco
  • |
Región Digital

Diputación de Badajoz descubre la figura del sacerdote y autor teatral Diego Sánchez

El autor, Eugenio Campanario, aborda su obra y figura a través de 28 farsas que escribió, desde el punto de vista de su contenido doctrinal

05 febrero 2020

Bajo el título “El Teatro de Diego Sánchez de Badajoz y la encrucijadas teológicas del Siglo XVI: tradición e innovación doctrinal", tesis doctoral de su autor, el Servicio de Publicaciones de la Diputación Provincial publica este trabajo que descubre y recupera a la vez la faceta literaria del párroco que ejerció en Talavera la Real entre 1533 y 1549.

Si bien se desconoce con exactitud las fechas de su nacimiento y muerte, su teatro es una respuesta ante la convulsa situación del siglo XVI en la cristiandad (reformas católicas, reforma luterana, contrarreforma).

Para presentar el trabajo, han asistido, junto a su autor, el diputado provincial del Área de Publicaciones e Imprenta, Raúl Jareño, y la jefa del Servicio, Antonieta Benítez. Esta última ha indicado que esta obra se corresponde con la tesis doctoral de Eugenio Campanario, presentada en la UNED en 2015, definiéndola como “un enorme y rigurosísimo trabajo de varios años con dos partes diferenciadas: la primera con un capítulo relativo al contexto histórico y teológico, y una segunda (meollo de su contenido) sobre fuentes doctrinales utilizadas por Diego Sánchez y en la que destacan sus farsas”.

En ese sentido, Eugenio Campanario sostiene que las farsas de Diego Sánchez, relativas a la Navidad y al Corpus (estas últimas se representaron en la Catedral de la capital pacense), responden a la encrucijada teológica de la época, con un diálogo fructífero con el erasmismo (Erasmo de Róterdam) y una actitud crítica hacia el luteranismo.

“Diego Sánchez tuvo relación con la Casa de Feria, apareciendo en sus obras la realidad social y religiosa en la que vivía”. De hecho, su teatro, aunque pueda parecer irreverente, “no es tal porque transmite una moral y una enseñanza para el pueblo”, conteniendo el catecismo de la época bajo parámetros pedagógicos y de forma amena y con cierta comicidad, “ya que conocía bien la realidad del pueblo y su pobreza”.

El diputado provincial ha recordado que este trabajo define el objetivo de la editorial de la Diputación, que no es otro que redundar en un mejor y mayor conocimiento de “nuestras raíces culturales” a través de los trabajos de investigadores recogidos en distintas colecciones, entre ellas, “la colección Montano” en homenaje al ilustre humanista extremeño Benito Arias Montano, que es en la que se encuadra este libro.

Raúl Jareño se ha mostrado “muy honrado” por estar al frente de la Imprenta y Publicaciones como diputado delegado, “una responsabilidad que asumo con gusto y con mucha ilusión porque es una delegación, taller y editorial cuyo trabajo y denominador común gira alrededor de algo tan valioso y preciado como es el libro y, por ende, la Cultura”.

Jareño destaca que, desde ambos centros, el objetivo “es informar, enseñar...en definitiva, la transmisión del conocimiento llevado a cabo desde nuestro ámbito provincial”.

Es precisamente desde esa finalidad de conocer nuestras raíces donde “tenemos a destacados extremeños que han hecho importantes e interesantes aportaciones literarias”, añade el diputado.

Valga como ejemplo la figura presentada, Diego Sánchez de Badajoz, “gracias al extraordinario trabajo que ha realizado y nos ha confiado Eugenio Campanario para convertirlo en libro”.

Conviene destacar el prólogo de la obra, escrito por el profesor Pérez Priego, director de la tesis de Campanario y estudioso de la figura de Diego Sánchez, y entre los que también se interesaron Vicente Barrantes y López Prudencio.

Abundando en el libro de Campanario, el teatro del sacerdote extremeño es una respuesta ante la convulsa situación del siglo XVI en la cristiandad.

Ante esto hace una sólida y hábil propuesta que se articula en dos ejes: la tradición (Biblia, patrística, catecismo, tomismo, nominalismo y liturgia) y la innovación doctrinal (erasmismo y antiluteranismo).

Para llegar al pueblo, Diego Sánchez presentaba como personajes de sus farsas a soldados fanfarrones, sacamuelas, negros, frailes, pastores y otros con sus identidades y valores con el fin de entretener y transmitir  una doctrina, “a veces con un lenguaje procaz para provocar hilaridad y atraer la atención”, añade el autor.

Eugenio Campanario Larguero nació en Berlanga. Es bachiller en Teología  por la Universidad de Salamanca  y sacerdote desde 1990. Doctor en Filología Hispánica por la UNED ha publicado varios artículos sobre teatro en revistas como “Epos” y “Pax et Emerita”.

Ha escrito una docena de obras teatrales, retratando personajes y hechos históricos de pueblos de la Campìña Sur, donde se han representado.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.