arroces
  • |
Región Digital

“ASÍ SE LAS PONÍAN A FELIPE II”

19 diciembre 2017

El Regionalismo Constructivo ganará las próximas elecciones en Extremadura.

“Así se las ponían a Felipe II”. Si en la Historia de las Mentalidades y de la Sociología Política, un extremeño buscara un momento en el que electorado regionalista, hubiera estado preparado para ganar unos comicios en Extremadura, sería imposible de encontrar. ¿Entonces? ¿Por qué ahora? ¿Cuál ha sido el “momento de suerte” para que el Regionalismo gane las próximas elecciones en Extremadura?

Más allá de los arreones esporádicos de los colores verdes, blancos y negros ondeados en Madrid, espoleados por reivindicaciones justas y necesarias como la del Tren Digno (18N), o el de la configuración “inusual” en Extremadura, de Plataformas como “Milana Bonita”, “Refinería No” o en su momento “Antinuclear en Valdecaballeros”, la clave para ganar las próximas elecciones en Extremadura se llama: CATALUÑA. El despertar extremeño se ha producido con las fallidas elecciones secesionistas del 1 de octubre, con la aplicación del 155, con la huida de Puigdemont a Bélgica…

El Regionalismo Constructivo Extremeño ganará las elecciones por los fallos estructurales de comunicación política entre los dirigentes y sus votantes por parte de los partidos nacionales y los partidos nacionalistas exclusivistas, que no han sabido “transmitir” la necesidad de una “Dependencia de Madrid, en el caso de los primeros, o la búsqueda sin sentido de Independencia Justificada, por parte de los segundos”, durante todo el “Sainete del Process”. Errores políticos garrafales que han encendido las “antorchas” reivindicativas del resto de ciudadanos españoles que se han considerado insultados por una parte del electorado catalán, y olvidados por los partidos nacionales que gobiernan sus regiones bajo las consignas de Ferraz y Génova. Desacierto pendenciero que ha colocado banderas constitucionalistas en los balcones de cada español que se siente igual de huérfano en sus aspiraciones, y que busca con estos izados simbólicos la autoafirmación de pertenencia al grupo soberanista que nos engloba, logrado por consenso hace más de dos generaciones.

Así se las ponían a Felipe II… y, sin embargo, y aunque el nuevo Regionalismo Constructivo Extremeño, ganará las próximas elecciones, todavía hoy, debe luchar por eliminar políticamente al Regionalismo del pasado, desfasado y con fecha de caducidad cumplida que, en Extremadura adolece de falta de arrojo y valentía por el miedo a predicar en el desierto. Regionalismo vetusto que sufre de pánico escénico al ostracismo político inmediato de pasar a no depender económicamente del Estado. Regionalismo senil que justifica sus cuentas históricas sometiéndose injustificadamente al Paternalismo Financiero que nos pone en bandeja “culpar” al Gobierno Central de nuestros desaciertos en los modelos de gestión autonómica. Por vergüenza torera, el Regionalismo “vintage”, debe dejar atrás las migajas conseguidas por las coaliciones electorales pactadas con partidos nacionales que, de esa manera, “han calmado sus propias conciencias regionalistas olvidadas” al verse obligados a seguir las directrices de Madrid.

El Regionalismo añejo, no ha sabido recorrer el camino de la labor docente electoral con nuestros paisanos, al sugerirles un cambio de rumbo que nos colocara en las Instituciones verdaderamente “rentables”. Pero ahora ha llegado el momento: en Extremadura necesitamos urgentemente, planificar, reflexionar y construir desde “0” un espacio común “político y ciudadano”, basado en los planteamientos del “Regionalismo Constructivo.”

A lo largo de la Historia del Regionalismo dentro de Extremadura, la aparición de diversos partidos políticos de ámbito territorial, ha contado con una escasa influencia dentro de los diferentes órganos de representación en las Instituciones de nuestra Comunidad. SIEX (Socialistas Independientes de Extremadura), UPEX (Unión del Pueblo Extremeño), PREX (Partido Regionalista Extremeño, CREX (Convergencia Regionalista Extremeña), Extremadura Unida, Independientes por Extremadura… Ni siquiera la presentación de candidaturas coaligadas, como “Coalición Extremeña” o “Extremeños”, ha logrado despertar al electorado regionalista extremeño, al tiempo que los posicionamientos nacionalistas en otros territorios, colocaban a sus listas electorales en las sedes decisorias más importantes del país: El Congreso de los Diputados y El Senado. En estos hemiciclos, los extremeños hemos perdido la oportunidad de haber influido a la hora de votar decisiones transcendentales para el desarrollo de nuestra Comunidad Autónoma. El Debate Presupuestario considerado el verdadero gestor de las voluntades políticas en Madrid, no ha contado en estos casi 40 años de Democracia en España, con ningún representante político de un partido regionalista extremeño. Debates sobre el reparto de escaños electorales basados en la exclusión de los partidos políticos que no lleguen al 5% en el número de votos por ámbito territorial, no puede culpar a la Ley D´hom del desastre argumental del ideario y puesta en valor del Regionalismo Extremeño Ningún partido regionalista extremeño, ninguna coalición de partidos eminentemente extremeños, ha sabido “CONVENCER” al electorado de nuestra Comunidad Autónoma, sobre la necesidad urgente por administrar nuestras voluntades en la búsqueda incisiva de la consecución de aquello que nos pertenece, más allá de la Deuda Histórica.

Desde el Regionalismo Constructivo, como base para el encuentro y desarrollo de las potencialidades, se aspira al encuentro de las diversas organizaciones regionalistas de Extremadura, para poder organizar un bloque común, fuerte, cargado de razones ideológicas, asentado en un ideario político constructivo de Extremadura a España, y de España al Mundo.

Ganar las próximas elecciones en Extremadura solo será posible bajo una única directriz política: NO A LAS COALICIONES ELECTORALISTAS ENTRE PARTIDOS REGIONALES Y NACIONALES. Urge, por tanto, una intensa labor docente política a desarrollar por los partidos de ámbito regionalista en Extremadura. Pero es el momento. Así se las ponían a Felipe II. El pulso llevado a cabo por los independentistas catalanes, exacerba un nuevo nacionalismo estatal, que da alas a extremismos otrora desaparecidos y enterrados, y por ende arrastran al ostracismo a nuevos modelos revisionistas del Regionalismo Federal. Pero no hay que resignarse. El exclusivismo nacionalista al igual que el regionalismo rancio desaparecerá. Para ganar las elecciones el Regionalismo Constructivo no debe temer a predicar en el desierto, dentro de una estructura de poder bipartidista, que poco a poco va tocando a su fin.

Son necesario nuevos análisis electorales que reflexionan sobre la relación de los ciudadanos con los partidos regionalistas, dentro de las tres líneas maestras que marcarán el voto: a) El voto tradicional “izquierda-derecha, b) El voto del Estilo que representará el ímpetu electoralista de la “vieja política” y “la nueva política” y c) El voto no constructivo que puede acabar por minimizar las opciones entre “útil” y “no útil” y que se convertirá en un plebiscito encubierto entre el Nacionalismo Catalán y el Español, queriéndose justificar, dentro de este último, la “necesidad de la vuelta al Bipartidismo clásico a dos bandas” (Psoe- PP). En 2017 parece haberse asentado un “Bipartidismo a cuatro Bandas”. Dos grandes bloques: El primero formado por dos partidos “a la derecha” con alrededor de 44% de apoyo (Populares y Ciudadanos), en frente, dos ”a la izquierda” con similar respaldo (44%) (Socialistas y Podemos) y por detrás… el resto de partidos, que juntos suman cerca del 12%.

Ese 12% del reparto electoral es perseguido por los partidos de ámbito territorial con distinta suerte. Respaldos históricos a listas electorales al Congreso y al Senado de partidos nacionalistas vascos y catalanes (ahora también Canarios), no surgieron de la noche a la mañana, y la labor pedagógica, necesariamente egoísta, llevada a cabo por los dirigentes de estos partidos, posicionó a su electorado en busca de la satisfacción de sus necesidades regionales “sabiendo discernir” en la utilidad de su voto, para con su tierra. Dijeron no a las Coaliciones. Nacionalismos históricos se mantuvieron firmes, ante las promesas infinitas de los partidos estatales que suspiraban por coaliciones nacionales vendiéndoles el paraíso de recoger en Madrid lo que antes habían sembrado en conversaciones previas. AHORA NOS TOCA A NOSOTROS.

De cara a las próximas elecciones debemos ser capaces de sentarnos y configurar unas listas REGIONALISTAS consensuadas que reflejen la necesidad de cambio inmediato que exigen los habitantes de nuestros pueblos y ciudades, para poder administrar nuestros propios recursos dentro de las competencias asignadas y pactadas entre todas las Comunidades dentro de un necesario, consensuado y posible, “Estado Federal “.

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.