arroces
  • |
Región Digital

Pausa y Rock and Roll

18 noviembre 2017

El necesario regreso de “Los Chaquetas de Pana” y su legado político de los 80´, resumido en el gran hit de Goyo Jiménez: “No lo cuento… Lo Hago” -Señores y neófitos políticos: ¡Desconéctense!

La manera de entender la política de nuestros viejos rockeros, “maestros del Tempus Político”, desde el respeto más absoluto al habituado, al ducho y al cursado, engrandecería hoy día, cualquier corporación municipal, autonómica, estatal o supranacional. Sólo ellos pueden dar la “pausa necesaria” y el “rock and roll de sus buenas decisiones pasadas”, a esta sucesión de acontecimientos precipitados.

La poca experiencia de lo nuevo, unida a la amortización de los versados, podría constituir una amalgama infinita dentro de un posicionamiento político con un solo frente: SACARNOS DEL LÍO EN EL QUE NOS HEMOS METIDO. Toca de nuevo reunir a la Banda…

¿Imaginan a nuestros viejos rockeros tomando aquellas transcendentales decisiones en los 80´ bajo la “toxicidad” de las redes y sus móviles en ciertos acontecimientos históricos? Infinidad de páginas en la red, “desvirtúan” ciertos acontecimientos políticos pasados, utilizando las nuevas herramientas tecnológicas. El revisionismo es una enfermedad que todo infecta en política y es realmente sencillo tumbar sus virus tirando de Hemeroteca, escuchando a nuestra banda de los 80´ o simplemente tonteando con ejemplos. ¿Cómo se hubiera desarrollado el contexto político del Golpe de Estado del 81, en el universo “legislador” de Twitter?. No lo cuento, lo hago...:
Hastag #23f en directo: Tejero entra en el Congreso al grito de “Apaguen sus móviles”. #23f en directo: El Rey charlando a Golpe de whatsapp con el Elefante Blanco aún no visible, pero con cuenta en Instagram donde muestra solo sus medallas “para dar pistas”. #23f en directo: El Rey pasa de esperar a las cámaras para su mensaje institucional y se marca un Facebook Live.
Por meter más estupideces del mismo tipo, podríamos reconocer a las redes que, los interminables debates ideológicos polarizados a nivel mundial desde el fin de la II Guerra Mundial, hubieran bajado de nivel durante la Guerra Fría, si… No lo cuento, lo hago: “Si en lugar del famoso “teléfono rojo”, los representantes del capitalismo y del comunismo, hubieran tenido que intercambiar mensajitos en unas cuentas con fotos de perfil hirientes, “hechas para desmoralizar al enemigo”, la conversación hubiera colapsado en guerra nuclear, después de que JFK escribiera: –“Cuando tú me quites el gordito simpático que come hamburguesas de tu foto de perfil, yo borro al borrachín pegado a la botella de Vodka”, y solo entonces, hablamos Nikita.

Nuestros políticos actuales, sin la supervisión e inspiración necesarias, pueden llegar a creer que los comentarios de Churchill no fueron más que frases de autoayuda a modo de Gurús mediáticos, como el Coelho que ellos conocen. La reflexión inspiradora que escribía en papel Mark Twain, se comería, hoy día, un colín en el número de “Me Gusta” de los seguidores de las redes de los partidos políticos: “lleva tres semanas preparar un buen discurso improvisado”.

La uniformidad buscada por la Política Global, debe colocar al imberbe y “al senil extraordinariamente lúcido”, en las mismas condiciones a la hora de honrar con ejemplos a sus vecinos. El anciano, el estropeado, el amortizado en política sabe más por viejo que por diablo. Entendiendo como sinónimo de Diablo la palabra Leviatán, bien traída al contexto político por Hobbes. Porque nuestros mayores, en sus cabezas, recrean, una y otra vez, la “no justificación del Gran Estado que todo lo absorbe para justificar su devenir político”. Gracias al ensayo- error de sus responsabilidades pasadas, difieren de la política de la acción-reacción, actual, es decir, el Estado debe estar al servicio del ciudadano, y no al revés.

El proceso de acción- reacción no puede excluir el de acierto- error, a través del ensayo “ya perpetrado”. Es ahí, donde reside el poder de lo vetusto y vintage de la pana, de lo experimentado, y de lo práctico y habituado, del mensaje “olvidado” de nuestros políticos de los 80´s.

La inmediatez forzada en las decisiones, se está convirtiendo en un aliado interesado para el cuarto poder y los nuevos Mass Media. La intrepidez y valentía en la presentación de propuestas políticas, visiblemente raudas, ante las quejas instantáneas de sus adversarios y de sus votantes, están negando la reflexión necesaria a sus mensajes, y, por tanto, eliminando la oportunidad al ciudadano de disfrutar de la mejor solución.

Ahora que tendemos a la eterna juventud, ¿qué prisas, son estas? La proximidad urgente, la prontitud irreflexiva, el ahora mal entendido, son símbolos de una negación necesaria e incongruente en este momento del reinado de los nuevos mensajes políticos, de no más de 140 caracteres, de no más de 9 segundos en televisión, de reflexiones de no más de 1 minuto en sus páginas oficiales de Facebook.
En un momento pasado y muy duro, sin guiones por medio de asesores políticos “jartibles hasta la risoria más absoluta”, nuestros “Mayores”, entre calada y calada sin wifi, configuraron un país nuevo, cuyos sucesores estamos a un pasito de desmembrar. Hace falta más “Pausa y Rock and Roll” ochentera en política. “Regreso de los Chaquetas de Pana Ya”.

La infantilización política de la irresponsabilidad dentro de la sociedad occidental en el siglo XXI, que sólo busca la satisfacción inmediata, nos condena a una deriva peligrosa. Nos está privando de disfrutar del error, de la frustración inmediata, del cansancio sin sentido asociado a los periodos madurativos y a las crisis existenciales de los políticos “ahora olvidados”.
El día que las marcas políticas vuelven a diferenciar sus productos, por espacios y ratios de edad, más allá del binomio trágico “niños o adultos”, podremos observar en esas personalidades pausadas y rockeras, una referencia válida, adaptable a los problemas por resolver hoy día. En ese momento caeremos del burro y podremos volver a disfrutar “para beneficio de todos”, de las referencias y modelos necesarios para completar a la “nueva política de la improvisación constante”. Esta práctica habitual del “no agradecimiento”, nos impide solazarnos de estos, “aún” útiles consejeros, que “aún” sin disfrutar del pasado reconocimiento, continúan exponiéndose por el bien de sus vecinos, para intentar que el error no se repita una y otra vez.

Si desoímos a estos servidores públicos experimentados, perdemos una estupenda oportunidad de poder consensuar desde el debate de lo nuevo y lo avezado; de lo moderno y lo baqueteado y hábil, una postura común, armada de arengas y alegatos prácticos en favor de los conciudadanos. PAUSA Y ROCK AND ROLL

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.