• |
Región Digital

JUVENTUD Y POLÍTICA EL ATRACTIVO PELIGRO DE LOS PARTIDOS RADICALES

08 noviembre 2017

Una lágrima de 40 años en España, ya consumida, se está tornando joven y atractiva para aquellos más sensibles a los discursos fáciles y vacíos de contenido:

Aquellos maravillosos años, en los que la identidad política se concebía como forma de afinidad social, han vuelto… para quedarse. La época de la pubertad pasa por retratarse en las inseguridades individuales que se sofocan con la necesidad de los que se denomina en Sociología “grupos de pertenencia”, pero cuidado con ellos.

Nuestros jóvenes ante el peligro de los partidos políticos nacionalistas, de extrema izquierda y extrema derecha en los próximos referéndum y elecciones:

La necesidad y ansia juvenil de hoy día, se esfuerza por entender qué está pasando a nuestro alrededor. ¿Que están experimentando nuestros jóvenes ciudadanos de la Hispania romana, o de la Ispanan Ibera o de la desdibujada España actual?

En este desconcierto de sainete político, se abre la veda a los partidos extremistas de izquierda y derecha que no dudarán en utilizar esa “potencia sin control juvenil” para expandir sus tentáculos a los futuros e inmediatos votantes en referéndum, y poder ganar así, representación en elecciones autonómicas, nacionales y europeas, donde se apostará todo al rojo o al negro. Pensamiento “simplista” que retrata la peligrosidad de estar jugando a favor de estos “impresentables”, que no dudan en alterar la Historia, a la hora argumentar “su inexistente ideario político, con el fin de captar a río revuelto entre esos jóvenes, que ven en la imaginería de dichos grupos, una luz brillante que calma sus inseguridades. La bola del casino gira y gira sin la certeza del que apuesta a caballo ganador secesionista o a cumplidor de leyes por encima de la “necesaria acción política”. Los jóvenes ante tal desconcierto elegirán la fuerza disfrazada de organización pater nostrum, que les acogerá y conducirá a la tierra prometida.

Las manifestaciones de “Sociedad Civil” en Barcelona han sido aprovechadas por estas “serpientes” envueltas en excusas de banderas “constitucionalistas”, para exhibir con “velada desvergüenza” toda su ideología totalitaria y exclusivista a medio corto y medio plazo, y debemos evitarlo. En Barcelona, aprovechando el envite esperpéntico de Puigdemont, grupos violentos vinculados a equipos de fútbol, como el Deportivo o el Celta, o partidos, hasta ahora desterrados al ostracismo de la memoria rancia de España como Falange, han vuelto a salir de sus cuevas, y lo estamos permitiendo. La Nueva Extrema derecha Democracia Nacional y “España en Marcha”, unidos a asociaciones que deberían eliminar los postulados políticos de su acción comprometida como Movimiento Católico Español, intentan aprovecharse de la situación llamando a la “unidad” por recuperar España. Esa España “superada gracias a Dios”, por decirlo de forma jocosa e hiriente y enterrada por la Constitución “gracias a todos”

En la inseguridad juvenil, se generan lágrimas y mucha rabia, por no comprender como se puede vivir inmersos “de manera salvaje” en una sociedad, donde las pretensiones de ayudar de forma desinteresada y efímera, juegan a despistar posibles compromisos “a largo plazo”. Los partidos radicales explotan ese cultivo de hormonas y testosterona adolescente para vociferar “su sin sentido político”. Hasta la fecha, cada vez que la ¿política? llama a la puerta de un adolescente, no deja entrar todo el viento de ilusiones futuras. Sólo se les recluta para el momento reivindicativo interesado y después, si te he visto, no me acuerdo. Resultado… ¿miedo a comprometerse? Por supuesto, y sus mayores somos responsables de esta barbaridad

El compromiso político que debemos ofrecer a nuestros jóvenes a largo plazo paso por no engañarles y advertirles de que resulta una mezcla infalible de acertar por “cansancio valiente”, unida a una “humildad justificada”, que les hará sentirse más orgulloso de sus conquistas. Las políticas reales y comprometidas, no encontrarán un sitio común en el desarrollo emocional de las próximas generaciones si no es a través de poder combatir esa sensación de vacío inmediato, después de la buena obra del momento y cuya caducidad se verá finiquitada si no alcanza un número de “Me gusta” significativo.

Después de una lágrima, en los momentos más irreflexivos y sentidos de la pubertad, uno tiene la sensación, de que cuando más vacío está, el destino caprichoso y jocoso se encargará de llenarlo de nuevas experiencias “dirigidas”, para bien o para mal, y los radicales lo saben. Este momento dulce e inimaginable de los “partidos radicales” debe ser aprovechado de manera inexcusable por los partidos sensatos y aglutinadores de voluntades. Es hora de dar ejemplo a nuestros jóvenes.

La política tiene que dar un paso al frente en su responsabilidad formativa a la hora de transmitir desde el púlpito no sagrado, los más universales valores humanos. Y en ese “no dejarse llevar por la presión del momento y la ejecución legislativa sin previo diálogo político” es donde reside el problema de los que nos autocensuramos como “románticos políticos”.

El hombre puede ser, ocasiones, claramente irracional, pero la juventud tiene que verse inspirada por los aciertos “ocasionales” de sus mayores, para evitar males futuros. El no ver, que para poder avanzar, es necesario mirar atrás, es peligroso. Atender a nuestros jóvenes y lanzarlos hacia el compromiso político, es práctica de “salud mental social”. Independencia y libertad asistida para evitar la perpetuidad del “desequilibrio emocional”, síndrome de Peter Pan de aquellos a los que no se les ayudó a “ayudar”. En las pretensiones inocentes del colaborar para reafirmar nuestro lugar en un mundo que no está “obligado por ley”, a agradecer el altruismo, dicho esfuerzo debería estar grabado en el genoma de la condición humana.

En la inocencia necesaria de la adolescencia política de muchos ciudadanos y después de muchas lágrimas, surgió en las retinas de los ojos humedecidos imágenes de estudiantes perseguidos por grises en las universidades franquista. Una lucha justificada por recuperar nuestra Libertad se convierte en meras instantáneas faltas de contenidos en los luceros de la pubertad, que empapela, en raras excepciones, sus paredes con banderas de todo a 1 Euro para insuflar su personalidad, todavía falta de carisma, con argumentos armados ante la ausencia injustificada de líderes ideológicos o acontecimientos, en los que poder inspirarse.

El compromiso de la Juventud con la política, puede acabar en una historia pasajera, en un inicio de amistad o en algo que provocará lágrimas en nuestro futuro. No lo sabemos, pero debemos creer sinceramente en las posibilidades de nuestros jóvenes por llegar a verles convertidos en los políticos que nosotros no hemos podido ser.

    TAGS

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Álvaro Barrasa Rodríguez 18:24 08 noviembre 2017

Sinceramente desde un punto de vista adolescente, tal como hoy en día es el mio, no creo que el pensamiento propio de una generación la cual no se ha privado de una educación supuestamente con valores liberales, tal como nos hacen conoces con una plantilla de profesores con grandes diferencias en lo qje a ideales nos referimos en nuestros institutos, no opino qie vayamos ha estar regidos por partidos que segun dais a entender, que cuanto más extremista sea, más atrallentes que aquellos centristas ya conocidos. Por esa misma regla que ustedes nos bridan, mi pensamiento centrista y liberal a mis diecisiete años, solo será en un futuro polvo tras un ideal extremista que únicamente me llevará a optar por una dictadura conservadora, o por una republica de valores progresistas. La conclusión que yo puedo facilitarles es simplemente que "creo" que con esta edad y tras tantos años de enseñanza con tanto valores diferentes aprendidos de todos mi profesores en mis años de estudios, tanto obligatorios como voluntarios, únicamente me permiten posicionarme en un regimen centrista en el cual no tenga que optar de momento por una iniciativa política concreta hasta haberme informado completamente de sus programas electorales y de su actitud, tanto con juventud como con las personas mayores, ya que son las principales importancias para debido a que quiero un buen futuro para mi y ademas una mejor formación que la actual de la cual me he brindado yo para las futuras generaciones. Un cordial saludo. Álvaro Barrasa Rodríguez

Libertad 13:47 08 noviembre 2017

No se si es peligroso, lo que se es que es el resultado de una cultura individualista, donde la masificación informativa, nos ha llevado a la falta de educación y de responsabilidad.

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.