EUROACE
  • |
Región Digital

DIMISIONES Y/O CESES

23 octubre 2014

Abordamos la necesidad de estar en política por méritos propios y salir de ella cuando no cumplamos las expectativas

DIMISIONES Y CESES

Al hilo de la tremenda crisis santiaria que estamos padeciendo por la penosa gestión de los contagios del ébola, surgen voces que piden dimisiones y/ o ceses. Parece de libro recordar que en muchas ocasiones basta con que lo pida la gente para que el que detenta el Poder aparentemente quiera dar lecciones de autoridad para negarse al cese, o bien el aludido refuerce su falta de responsabilidad, en la presunta vergüenza que le supone asumir que se ha equivocado, que no ha dado la talla o que, simplemente “esto no es lo suyo”.

Puede que sea la escasa costumbre en nuestra cultura democrática a hacer estas cosas, el hecho de no ver normal que se puedan cambiar los equipos para mejorar resultados o la generosidad del que sale solidarizándose con un proyecto que con sus errores está contribuyendo a hundir, lo que hace que no se produzcan.

Pero lo cierto es que tanto el que puede hacerlo como el que es cuestionado, pierden credibilidad a pasos agigantados y no es cuestión de dejar que pase el tiempo. Ese es el problema. Eso contribuye a que, tanto en el gobierno como en la oposición, los miembros de parlamentos y ayuntamientos formen parte de listas electorales atrincherándose en multitud de ocasiones.

Parece lógico que todos tengan que dar cuentas de lo que hacen y que ello sirva para seguir formando parte de las propuestas de candidaturas de las distintas formaciones políticas. Es lo que se llama, en el mejor de los sentidos, meritocracia.

No tiene ninguna razón que se pretendan perpetuar en diferentes puestos diputados, concejales... a los que apenas nadie les conoce. O en el peor de los casos se les conozca por sus negligencias.

Del mismo modo que parece sensato que para ser aceptado tengas que contar con el visto bueno de los procedimientos que cada partido político tiene, lo es asimismo que se pueda presentar como aval el reconocimiento público de tus obras o de tu acción y aceptación pública. Y que si es posible se compare. Y se contraste.

Eso es, en realidad la regeneración. La apuesta por la continuidad de los que hacen bien su trabajo y la llegada de los que pueden mejorarlo. En un sentido más general podemos hablar de dimisiones y ceses que afectan no sólo a cargos públicos, sino también, aunque no sea el término más adecuado, a los electos o a los que aspiren a serlo.

Pongamos un método. Sigamos el sonido de la calle. Escuchemos fuera de nuestros entornos más próximos y seguro que hallaremos muchas iniciativas personales dignas de ser atendidas. Es tiempo de ello.



OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.