ecoturismo
  • |
Región Digital

Recuperación, ¿de quién?

02 marzo 2014

Nos preguntamos en este artículo si la presunta recuperación económica es para todos y sobre todo a costa de qué.

RECUPERACIÓN, ¿DE QUIÉN?

En el reciente Debate del Estado de la Nación se nos pretende describir un país que observa o que tiende a la recuperación. Se nos insiste en que la crisis que nos atenaza es muy larga, no es responsabilidad de los que nos gobiernan ( lo cual introduce una contradicción dado que si se está alargando algo tendrán que ver los gobiernos actuales) y que nos hallamos ante el punto de partida de un esperanzador proceso. Como dato de energía psicológica positiva nada que objetar.

Ahora bien no se puede olvidar, después de tantos dramas, lo que nos está costando. Lo que nos hemos dejado en la gatera. Los destrozos que se han producido en nuestras vidas. Es mucho más fácil crecer desde el desastre, con un erial en la que nada ha quedado sin estar profundamente alterado.

No podemos dejar de lado a los que se han tenido que marchar de sus pueblos. No podemos desentendernos de los que han cerrado, para siempre, sus negocios. De aquellos que se fueron al paro y que lamentablemente no se volverán a incorporar al mercado laboral, entre otras razones por imperativo vital ( por ejemplo a los enviados forzosamente a las prejubilaciones a los desempleados mayores de 50 años).

Tampoco es sencillo no echar la vista atrás para recordar el sufrimiento de niños, mayores y enfermos afectados por los brutales recortes en educación, sanidad y dependencia. Casi, si nos paramos a pensar, ¿ qué queda en pie?

Se ha condenado al hambre y a la miseria a la mayoría con la excusa pretenciosa de cumplir objetivos de déficits.Por eso cuando se emplean palabras gruesas como engañar, mentir.... para describir realidades, da la sensación de que caemos en los tópicos de las estructuras descalificatorias creadas en la lucha política. Y es algo tan simple como pedir, rogar, que nos demuestren, los que dicen que estamos mejor, con qué lo están comparando.

De esa forma, ese cielo despejado, que algunos pretenden ver, solamente se puede entender como tímidos rayos de sol tras una cruel tormenta. Queda, por consiguiente, mucho para que vuelva a brillar el sol. Es muy probable que no lo vuelva a hacer como antes hasta que el cambio sea una realidad.. Asumámoslo.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.