ecoturismo
  • |
Región Digital

Tres jinetes

02 octubre 2020

Estamos, sin duda, viviendo una nueva manera de trasladar lo que fueron en su momento, los tres jinetes del Apocalipsis...

Estamos, sin duda, viviendo una nueva manera de trasladar lo que fueron en su momento, los tres jinetes del Apocalipsis:el hambre, la peste y la guerra, pero que adoptan, ya avanzado el siglo XXI, nuevas formas.

En efecto, el pavor que nos da las consecuencias de la pandemia ( la peste) se convierte, en aras de una imagen contemporánea, en una crisis económica que, salvo por las ventajas que trae consigo el, hasta ahora, denominado Estado del Bienestar, multiplicaría hasta la enésima potencia las visiones del hambre real que creíamos desterradas, al menos, en las sociedades opulentas en las que nos desenvolvemos. 

Esas figuras del África subsahariana moribundas, esqueléticas, fruto de sequías y hambrunas endémicas, se pueden reproducir en el Occidente más desarrollado bajo nuevos ropajes. La depauperación de nuestras condiciones de vida. El abandono de costumbres y hábitos arraigados en nuestro singular transcurrir diario que lamentablemente, si los parches que los Gobiernos intentan poner para paliar sus efectos, veremos cada vez con más frecuencia en las calles y en las casas de nuestros pueblos y ciudades.

Y la guerra. Ahora el campo de batalla, esperemos, no se producirá con el enfrentamiento de los ejércitos y con la demostración del poderío y de las estrategias de las armas convencionales. 

El enfrentamiento actual se muestra en el terreno de la economía. En la lucha por conseguir el poder de acumular la mayor parte de la tecnología con la que ser los dueños del resto del mundo. Y aunque parezca irreal, lleva aparejado la relación con el resto de “jinetes” de los que hablamos en el presente artículo. 

Los dominadores serán capaces de decidir quién pasará “hambre” y quién no. También estarán en una posición ideal para solucionar de manera más eficaz, más rápida y evidentemente, menos universal, todos los problemas epidemiológicos que con el paso del tiempo serán cada vez más frecuentes.

Por ese motivo, es necesario que la política sea acompañada de la ética y de la filosofía de los valores que definen lo que es la Humanidad. La solidaridad entre territorios. La capacidad de trabajar en conjunto, al margen de capas sociales, económicas o lugares geográficos. Y sobre todo la voluntad de evitar la desconfianza. 

La sombra de la sospecha, siempre ha apagado el sol que nos permite disfrutar de la vida.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.