Región Digital
flores rectangular

Caras de la 62º Edición del Festival de Mérida

José Carlos Plaza: "Ver llegar a esa riada de gente que viene a su fiesta del teatro, es para mí media vida, eso es algo que no he visto en ningún lugar, sólo en Mérida"

Una larga lista de directores de primera fila han pasado por el Festival en sus 62 ediciones, y José Carlos Plaza es uno de ellos, todo un clásico. Mitos como el de Medea, Electra o Fedra han sido dirigidos por este dramaturgo polifacético que vuelve a la ciudad emeritense por noveno año, esta vez al mando de ‘La guerra de las mujeres’, una versión inédita de su compañero y amigo Miguel Narros.

Sara Mateos Vera

04 agosto 2016 | Publicado : 17:57 (03/08/2016) | Actualizado: 21:33 (05/08/2016)

Se formó junto a William Layton y Miguel Narros en el campo de la interpretación y la dirección y, a lo largo de su trayectoria, ha dirigido más de cien obras teatrales con las que ha alcanzado galardones como el Premio Nacional de Teatro, el Premio Mayte o el Fotograma de Plata.

Este madrileño dinámico y trabajador, participó en la fundación del Teatro Experimental Independiente y se ha posicionado como dramaturgo consagrado dentro de la profesión por su capacidad para darle forma dramática a obras clásicas y ultramodernas, incluyendo siempre un matiz personal que lo caracteriza.

Amante de la música, José Carlos Plaza ha ejercido como director de escena para Ana Belén y Víctor Manuel y en numerosos espectáculos operísticos. A partir del próximo jueves día 4, el arte flamenco inundará el Teatro Romano de Mérida con la ‘Guerra de las mujeres’, donde Estrella Morente, Aída Gómez y Antonio Canales pondrán en pie una comedia clásica de lo más innovadora.

-¿Cómo es la Lisístrata que vamos a ver a partir del jueves en el teatro?

“Es una mujer solidaria, que consigue aunar las fuerzas de todas aquellas mujeres que por ciertas circunstancias no escuchan, no miran o no atienden a las injusticias de su alrededor. Pero sobre todo, Lisístrata es Estrella Morente, ella ha cogido el papel, lo ha roto y desarmonizado, lo ha pegado en ella y el personaje ya no puede separarse de su personalidad, son una. Estrella ha unido su cuerpo, su emoción y su enorme inteligencia para hacer ese personaje que no lo podrá hacer nunca nadie más. ”.

-¿Qué aporta José Carlos Plaza a esta versión de Lisístrata?

“Mi profesionalidad y mi conocimiento sobre el teatro, el musical y el Teatro de Mérida. Después de nueve intervenciones, conozco muy bien este espacio tan gratificante que te da vida. En este caso, los músicos han compuesto las canciones y la musicalidad entera de la obra respetando hasta la última sílaba de Miguel Narros, que para mí era lo fundamental, porque él era el gran maestro y este es su homenaje. Dentro de esto, he intentado sacar lo que la obra esconde, una enorme profundidad revestida de sentido del humor, una gran broma que habla de cosas fundamentales como la guerra, la muerte, la insolidaridad, la lucha o la importancia de la mujer como base de todo.

-Ha dirigido en numerosas ocasiones para el Festival de Mérida, en este caso, una versión original que Miguel Narros ¿Qué supone para usted?

“Esta es una de las formas más bonitas que tengo para homenajear al gran Narros. Lo poco o mucho que soy se lo debo a él. En el momento que me llegó el texto de Miguel, dos años después de su muerte, no hubo ni que decirlo, en las condiciones y las circunstancias que fueran, yo tenía que estar en ese proyecto, en homenaje al hombre más grande del teatro que he conocido, al hombre que fue capaz de revivir el teatro español entero, un teatro moribundo y de cartón piedra”.

-Después de tantas veces dirigiendo en Mérida, ¿sigue imponiendo el Teatro Romano?

“A mí me impone el público. Mi mejor momento es el día del estreno una hora antes de que comience la obra, me siento en una esquina abajo para ver llegar al público. Ver llegar a esa riada de gente que viene a su fiesta del teatro, es para mí media vida, eso es algo que no he visto en ningún lugar, sólo en Mérida. El teatro no me impone, me alimenta y la energía de miles de siglos impregnada en esas piedras,me hace más joven cada vez que salgo de allí”.

-Después de su dilatada presencia en el Festival, ¿Qué le gustaría hacer que no haya experimentado ya?

“Me queda todo, no hemos hecho nada aún. Los Edipos, volver a hacer la Orestiada, Los siete contra Tebas, Las Antígonas… queda mucho por hacer, el mundo clásico es interminable”.

-Ha dirigido varias obras operísticas, ¿es su primera vez dirigiendo una obra con este empuje flamenco?

“Tengo tres experiencias maravillosas en el flamenco con Cristina Hoyos: Yerma, Café de Chinitas y Romancero Gitano. Todas ellas han quedado en mi vida como un sueño grabado y estoy seguro, que La Guerra de las Mujeres también quedará”.

-¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con artistas de la talla de Estrella Morente?

“He tenido la suerte de trabajar con los grandes talentos de este país. Ellos tienen un punto de humildad y respeto que es lo que te ayuda, y yo como director, voy intentando conducir ese enorme talento dentro de un concepto colectivo que es lo realmente difícil. Ellos deben entender que es un trabajo colectivo, y cuanto más podamos lucir su brillo, mejor pero siempre al servicio de un concepto. Trabajar con los actores es apasionante y maravilloso, lo que más amo de mi profesión sin duda”.

-¿Qué opinión le merece la iniciativa de esta 62º edición que apuesta por mitos clásicos llevados a la modernidad?

“Extraordinario. La apertura de lo clásico visto a través de textos modernos o la recuperación de elementos clásicos, me parece extraordinario. Estos cuatro años bajo la dirección de Jesús Cimarro, el festival ha crecido, solo hay que ver el Teatro Romano, lleno, pletórico y una ciudad bellísima que vive su festival en todos los sentidos y a flor de piel”.

-¿Cómo ve el panorama teatral en España?

“Veo una inmensa creatividad, una gran injusticia, que es el famoso IVA, y un abandono total de las fuerzas políticas hacia el mundo del teatro. Se está derivando en algo tan feo como la autoexplotación. Los autores, los directores, los actores… nos auto explotamos haciendo funciones donde no cobras, trabajas y encima pagas. No hablo por mí, pero en la gente joven la auto explotación es cada vez más común, y esto es algo terrible que desde la sociedad no debemos permitir ”.

-¿Cree que una guerra de las mujeres llevaba a la vida real podría ayudar a calmar esta ‘guerra política’ en la que nos encontramos?

“Si una Lisístrata y un grupo de mujeres consiguieran que el resto no hicieran el amor, yo creo que cambiaría todo bastante. La guerra política no lleva consigo violencia externa, pero sí, una profunda violencia interna. Hay tantas familias, tantas escuelas que están sufriendo… esto es muy difícil de arreglar porque requiere un cambio, una revolución de hombre y mujeres y en este momento, la palabra revolución está muy mal vista”.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.