Región Digital
colegio mediadores badajoz

Elisa Barrientos, nueva directora del IMEX "las mujeres no somos un colectivo: somos la mitad de la población"

Destaca que es fundamental la paridad en los órganos de decisión y dirección de dichas organizaciones, de los sindicatos y de las empresas: se toman decisiones más justas y menos discriminatorias.

05 agosto 2015 | Publicado : 13:42 (05/08/2015) | Actualizado: 15:16 (06/08/2015)

Vioencia de Género

Barrientos destaca que la mejor, mayor y más eficaz es la repulsa social, la unión del conjunto de la sociedad en la lucha para acabar con ella. Para acabar con ETA fueron necesarios, desgraciadamente, muchos años de protesta ciudadana, pero cuando un hombre asesina a una mujer la respuesta social no es la misma, aún existe miedo de denunciar situaciones de maltrato, y, lo que es peor, muchas víctimas no son conscientes de que lo son (elemento inherente a la Violencia de Género). Así es que la prevención, la información, la formación, la empatía, la sensibilización, la implicación, la suma de todas y todos son las herramientas a utilizar.

También tenemos que revisar, y mucho, las leyes y su aplicación. Y desarrollarlas. La Violencia de Género es un problema de Estado y por ello los Gobiernos hemos de luchar juntos, cada uno desde nuestro ámbito, para acabar con ella. Es urgente un pacto de Estado en esta materia.

Elisa Barrientos Blanca, acaba de ser nombrada directora general del Instituto de la Mujer de Extremadura, una entidad que el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha querido integrar en la estructura orgánica de la Presidencia. 
Con experiencia en el mundo de la empresa, y más concretamente en el sector editorial, afronta este nuevo reto en una legislatura en la que la igualdad puede ser una de las políticas más destacadas del Ejecutivo autonómico, según las recientes declaraciones de Guillermo Fernández Vara.
¿Cómo afronta esta nueva experiencia en primera línea de la política regional?

Con responsabilidad, muchas ganas de trabajar y con mucha ilusión. Hay mucho por hacer.
El presidente de la Junta ha dicho que quiere hacer de la política de igualdad entre hombres y mujeres uno de sus objetivos prioritarios. ¿Qué se puede hacer para que esa igualdad sea real y efectiva?

Se pueden tomar decisiones y ejecutar medidas tanto en la esfera privada como en la pública. Para ello es fundamental la educación y la formación. Mi abuelo decía que “el arbolito, desde chiquitito”: si desde que nacemos, crecemos y nos educamos en igualdad, seremos personas que practicaremos y aplicaremos la igualdad.

Igualmente, y a nivel público el programa electoral de Guillermo Fernández Vara incluye medidas que debemos desarrollar y ampliar y que son un buen punto de partida.
¿El hecho de que el presidente haya hecho depender el  IMEX directamente de la Presidencia le parece una gran responsabilidad?

Más que responsabilidad, creo que es el mínimo reconocimiento que se merece el IMEX. Un 50% de la población no es nada sin el otro 50% y que el IMEX dependa de Presidencia demuestra la importancia que el Presidente le da a las políticas de igualdad. La política sin perspectiva de género se queda corta para mejorar la vida de las personas, pierde la justicia social que debe imperar en todas nuestras decisiones. Sólo teniendo presente la libertad, la igualdad y la justicia social se pueden desarrollar políticas socialistas que de verdad mejoren la sociedad y la vida de las personas.

Uno de los problemas a los que tendrá que enfrentarse es el de la violencia machista, ya que, desgraciadamente, sigue presente en la sociedad actual. ¿Con qué herramientas  se puede hacer frente a esta lacra?

La mejor, mayor y más eficaz es la repulsa social, la unión del conjunto de la sociedad en la lucha para acabar con ella. Para acabar con ETA fueron necesarios, desgraciadamente, muchos años de protesta ciudadana, pero cuando un hombre asesina a una mujer la respuesta social no es la misma, aún existe miedo de denunciar situaciones de maltrato, y, lo que es peor, muchas víctimas no son conscientes de que lo son (elemento inherente a la Violencia de Género). Así es que la prevención, la información, la formación, la empatía, la sensibilización, la implicación, la suma de todas y todos son las herramientas a utilizar.

También tenemos que revisar, y mucho, las leyes y su aplicación. Y desarrollarlas. La Violencia de Género es un problema de Estado y por ello los Gobiernos hemos de luchar juntos, cada uno desde nuestro ámbito, para acabar con ella. Es urgente un pacto de Estado en esta materia.

Nos sigue llamando la atención la naturalidad con la que muchas chicas jóvenes aceptan ser controladas por parte de sus parejas masculinas, según algunas encuestas.  ¿La sensibilización sobre este problema debe partir de edades tempranas?


Sin ninguna duda. Son llamativos los resultados del último informe del Observatorio: existen 1000 denuncias al año de adolescentes. Es un dato alarmante que no podemos pasar por alto y que no nos podemos permitir como sociedad. Por ello es absolutamente necesaria la coeducación desde la etapa infantil.

En el mundo laboral las diferencias entre hombres y mujeres siguen siendo llamativas: distinto salario por el mismo trabajo, más desempleo en el colectivo de mujeres, etcétera. ¿Se puede hacer algo en este ámbito?


En primer lugar, puntualizar que las mujeres no somos un colectivo: somos la mitad de la población. Por supuesto que se pueden hacer cosas: dignificar el trabajo derogando la injusta reforma laboral hecha por el Gobierno nacional que se ceba con nosotras, revisar convenios colectivos y laborales para que contengan perspectiva de género, un mayor control de la inspección de trabajo y de los sindicatos, dar a la economía social el valor que tiene, implicar a las organizaciones empresariales para que conciencien, prevengan e informen a empleadores y empleadoras.

También es fundamental la paridad en los órganos de decisión y dirección de dichas organizaciones, de los sindicatos y de las empresas: se toman decisiones más justas y menos discriminatorias.
Volviendo al mundo laboral, cree que se juzga con más rigor el trabajo de las mujeres que el de los hombres? ¿Están más en el punto de mira?

Sí. Está contrastado que debemos demostrar doblemente nuestra valía. Por ejemplo: cuando vamos a una entrevista de trabajo aún nos siguen preguntando si tenemos intención de ser madres y/o casarnos y a los hombres no; cuando una mujer sale en la TV enseguida se asocia su físico a su valía profesional; pervive la creencia de que nos ausentamos más de nuestros puestos de trabajo cuando somos madres cuando los estudios reflejan que el absentismo laboral es mayor entre la población masculina y no tiene nada que ver con si son padres o no.

En pleno siglo XXI nos siguen sorprendiendo cosas como un anuncio en un chiringuito en el que se pedían camareras dispuestas a trabajar en bikini. Ocurrió en Extremadura. ¿Estamos avanzando o seguimos igual que hace 30 años?
Ofertas laborales como la que menciona simplemente vulneran la ley y conllevan sanciones. El problema está en que no se sanciona. No es que no hayamos avanzado, es que hemos retrocedido 30 años  con las decisiones, medidas, reformas y leyes del ejecutivo nacional.
¿Qué le gustaría que se recordase de su gestión al final de la legislatura?

Que la unión de todas y todos consiguió la igualdad real y efectiva de mujeres y hombres y la eliminación de la Violencia de Género.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.