the geco
  • |
Región Digital

El Ayuntamiento de Cáceres propone aplazar el Womad por el coste organizativo que supone

El alcalde, Luis Salaya, reconoce que la infección por coronavirus va a obligar a tomar medidas que afectarán de forma "grave" al turismo de la ciudad.

11 marzo 2020 | Publicado : 12:03 (11/03/2020) | Actualizado: 23:50 (11/03/2020)

Ep.

El Ayuntamiento de Cáceres ha propuesto al Consorcio Gran Teatro que el festival Womad, que tiene prevista la celebración del 7 al 10 de mayo, se aplace a otra fecha en prevención por la situación del coronavirus y por el coste económico que puede suponer su organización si después no se lleva a cabo.

En la actualidad los servicios jurídicos de la Junta de Extremadura están estudiando la fórmula para introducir, en el contrato con la organización que todavía no se ha firmado, una cláusula sobre la posible modificación de la fecha del certamen musical que congrega a miles de personas en la capital cacereña cada primavera.

El alcalde cacereño, Luis Salaya, ha explicado este miércoles que la propuesta del Consistorio al Consorcio Gran Teatro, del que también forman parte la Junta de Extremadura y la Diputación Provincial, es que se pueda aplazar el festival.

Salaya ha indicado que la infección por coronavirus va a obligar a tomar medidas para salvaguardar la salud pública, y por ello se está valorando la posibilidad de cambiar de fecha el certamen, a pesar de que todavía quedan dos meses para su celebración, sobre todo, porque este festival conlleva un importante trabajo previo de organización y un gran desembolso económico de las instituciones que aportan en cada edición unos 426.000 euros.

"Hay otros eventos que podemos apurar más si se cambian de fecha, se mantienen o se anulan pero en el caso de Womad hay que evitar que esté aprobado el contrato en el Consejo de Gobierno antes de que se tome una decisión porque tendría un coste muy alto", ha dicho el regidor a preguntas de los medios sobre este asunto en la rueda de prensa posterior al consejo rectos del Consorcio Cáceres Ciudad Histórica que se ha reunido este miércoles.

Por ello, en el nuevo contrato que se firmará con la organización de Womad España se quiere introducir la posibilidad de "dejar abierta la fecha", ha indicado Salaya, quien ha manifestado que la intención del ayuntamiento cacereño es que se valore la posibilidad de cambiar de fecha el festival.

"Es un evento muy grande y necesita mucha planificación y no sabemos en qué situación vamos a estar cuando llegue la fecha", ha insistido el alcalde, que recalca en que no pretende despertar alarmas pero sí hay una preocupación porque "hay muchos casos de coronavirus en Madrid y en otras comunidades autónomas, y terminará habiendo también en Extremadura, porque lo lógico es que esto continúe evolucionando".

En cualquier caso, el ayuntamiento trabaja en un escenario de empeoramiento de la situación y, por lo tanto, se ha propuesto a la Consejería de Cultura que "se aplace ya" o que "se deje abierta la posibilidad de poder aplazarlo".

Cabe recordar que Consejo Rector del Consorcio Gran Teatro de Cáceres acordó el pasado lunes renovar el contrato con la organización del festival Womad por cuatro años más, de manera que la cita musical asegura su celebración en la capital cacereña hasta 2023 con un presupuesto total de más de 1,7 millones de euros (impuestos incluidos), lo que suponen unos 426.000 euros al año.

Así se acordó entre las instituciones que conforman el consorcio (Junta de Extremadura, Diputación Provincial y Ayuntamiento de Cáceres) aunque el convenio con la organización no está firmado todavía porque ahora debe pasar por los servicios jurídicos de la Administración regional para su revisión antes de la rúbrica e introducir esa posible claúsula de aplazamiento.

"GRAVE" PROBLEMA PARA EL TURISMO

Respecto a otro tipo de eventos culturales, religiosos y deportivos que están previstos en la ciudad como la Semana Santa o competiciones deportivas, Salaya ha subrayado que se seguirá trabajando también en la prevención para "dar toda la garantía a la ciudadanía", "generar la mínima alarma social" y "el menor daño económico posible".

No obstante, se irá decidiendo el aplazamiento o la suspensión de los actos, según vaya evolucionando la infección. Así, las actividades que requieran autorización municipal se valorará "una a una" y todas incluyen una claúsula en la que el ayuntamiento se reserva a suspender la autorización por motivos de interés público.

En el caso de la Semana Santa, el criterio para suspender las procesiones deberá ser general porque existe en todo el país y el ámbito de decisión será de las instituciones sanitarias o religiosas.

Entre las medidas generales, Cáceres ya no celebrará eventos de más de mil de personas y las competeciones deportivas serán a puerta cerrada, aunque la situación "cambia cada día". De momento, los partidos de baloncesto masculino y femenino, y el fútbol serán sin público.

"Esto va a ser un problema grave económico para la ciudad y el país porque el daño que se va a hacer al sector del turismo en una ciudad como Cáceres va a ser muy importante", ha manifestado el regidor, que añade que hay "preocupación" entre los responsables municipales y el sector turístico ante el calendario de actos en los próximos meses.

Mientras tanto, el equipo de Gobierno está reduciendo su agenda para atender la crisis del coronavirus y adoptar las medidas que vayan surgiendo y también porque son considerados "elementos de transmisión", ya que saludan a mucha gente a lo largo del día.

Noticias Relacionadas

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.