the geco
  • |
Región Digital

Hostelería en Cáceres permanece cerrada en su mayoría a la espera poder ampliar terrazas

La presencia de la lluvia y la falta de unas condiciones favorables para la rentabilidad de los negocios han hecho que permanezcan con la verja echada.

11 mayo 2020

Ep.

Los establecimientos de hostelería de Cáceres han permanecido cerrados en su mayoría en este primer día de la fase 1 de la desescalada, salvo algunos locales muy concretos que han decidido reabrir sus terrazas, aunque solo pueden ocupar el 50% del aforo y manteniendo las distancias de seguridad entre los clientes.

Así, la presencia de la lluvia y la falta de unas condiciones favorables para la rentabilidad de los negocios han hecho que los bares y restaurantes cacereños permanezcan con la verja echada, tal y como han adelantado desde una agrupación de hosteleros de la ciudad que pide más medidas de seguridad para poder reabrir sus negocios.

Para ampliar el número de mesas y veladores el alcalde cacereño, Luis Salaya, ha dictado este lunes una resolución en la que se abre un periodo extraordinario de 30 días para solicitar una ampliación del espacio de sus terrazas o para instalarla nueva, en el caso de que no dispusiera de ella.

"Queremos facilitar y agilizar los trámites de licencias", ha dicho el regidor, que ha explicado que no será necesario reformar la ordenanza municipal porque existe un precepto en la normativa que, por "situaciones extraordinarias", se permite remodificar el tamaño y el espacio que ocupan las terrazas.

Salaya espera que esta Resolución de Alcaldía "agilice mucho" el procedimiento de ampliación de las terrazas y la instalación de nuevas que deberá hacerse conforme a un croquis que los empresarios deberán presentar en el ayuntamiento y que después será comprobado por la Policía Local.

"Será un trámite muy rápido", ha dicho Salaya, que vaticina que, en los próximos días, habrá una "acumulación" de peticiones en este sentido para que los establecimientos hosteleros puedan ir volviendo a su normalidad "en condiciones más favorables".

Respecto al comercio local, el alcalde ha adelantado que espera que se abra "mayoritariamente" en esta fase 1, ya que se han adoptado medidas que favorecen la vuelta a la actividad del pequeño comercio, como la peatonalización de vías céntricas para garantizar el tránsito de viandantes con seguridad, o el reparto de 10.000 mascarillas entre las tiendas de la ciudad.

En cuanto al plan de movilidad, ha señalado que han sido 18.230 metros cuadrados los que se han cerrado al tráfico con el objetivo de recuperar un espacio para el peatón que es necesario para cumplir con la distancia social.

"Entendemos que esta es una medida que va a afectar muy favorablemente al comercio local y queremos garantizar que se puede acudir de forma segura a las tiendas", ha dicho el regidor.

A la pregunta de cuáles son las medidas que se estudian para el sector del taxi, a cuyos empresarios se han facilitado mascarillas desde el ayuntamiento, Salaya ha indicado que se podrán acoger al plan de ayudas que se destinarán a pymes y autónomos.

BIBLIOTECA Y CENTROS CULTURALES CERRADOS

En cuanto a la biblioteca municipal, situada en el Palacio de la Isla, y los diferentes centros culturales de la ciudad, tampoco han abierto al público este lunes y lo harán "en los próximos días", ya que se está diseñando un modelo que dé seguridad a los usuarios y a los trabajadores, porque se trata de espacios muy peculiares en los que hay que adoptar muchas medidas para poder reabrir.

De momento, no se podrán utilizar como salas de estudio, tal y como se venía haciendo, sino solo de consulta de libros o préstamo para investigación o leer en la biblioteca pero pasando allí "el menor tiempo posible".

"Vamos a abrir cuando cumplamos toda la normativa de seguridad y las recomendaciones del Gobierno y cuando cumplamos las medidas que nos autoimponemos desde el ayuntamiento con el servicio de Seguridad Laboral y Salud", ha incidido Salaya, que ha avanzado que algunas de esas medidas será la instalación de mamparas para proteger a los trabajadores.

Eso implica que, por ejemplo, los usuarios que vayan a consultar algún libro, deben mantener una distancia de dos metros, lo que supone que como mucho podrán entrar en el Palacio de la Isla once personas en dos salas y en horarios distintos para la consulta y para el préstamo del libro.

También hay que colocar carteles indicando que los usuarios no pueden coger libros directamente de las estanterías, sino que tienen que pedírselos a un trabajador para acceder a los volúmenes, y los libros que se utilicen tienen que pasar una cuarentena de diez días sin que lo pueda usar otro usuario, según la orden ministerial, porque los libros se manipulan "página a página" y no pueden desinfectarse.

"Vamos a intentar dar el mejor servicio con las máximas garantías y evitar cualquier tipo de concurrencia", ha recalcado Salaya, que añade que este criterio que se aplica a las bibliotecas se llevará a todos los centros culturales municipales que no abrirán sus puertas el primer día que se permita "sino que se hará al ritmo que se necesite para ir diseñando un modelo que dé seguridad en cada espacio".

Por eso, no se atendrá solo a las normas que disponga el Gobierno central, sino que el ayuntamiento hará su propio análisis de cómo se puedan dar las garantías de seguridad en cada espacio concreto.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.regiondigital.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.regiondigital.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.